Impulso 4: Vida llena eres de gracia

Feb 11, 2023 | Impulsos

A lo mejor ya me voy enterando mejor de qué era la gracia que le deséabamos tanto a María cuando orábamos en su nombre…

Manoseando mis oráculos – sí, aquí abrimos oráculos para buscar guía – el otro día me saltó un mensaje contundente, no por eso menos cuántico, mágico y emocional: Transformar la vida en una oración.

¿Qué?

He estado leyendo mucho últimamente acerca de la integración del artista, la liberación de ese músculo creativo y sus necesidades (como espacio en la agenda, disciplina, estímulo). Y en esa búsqueda obviamente se me mezclo una cosa con la otra.

Porque yo crecí en una familia donde me decían “es que ella es artista, tú sabes” y no, yo no sabía sinceramente cuál era la connotation que eso tenía.

¿Eso era bueno?

¿Era malo?

Con el tiempo en terapia aprendí que mi artista ha sido visto históricamente por mi con una mirada muy especial a la par que peyorativa – oye sí, bien contradictorio -. Y mientras me despojo de las capas que ya no me funcionan, este tópico ha ido cogiendo fuerza.

El mundo allá afuera cada vez se me hace más hostil, si estoy lejos de mi propia versión feliz: La mirada que pone mi artista de las cosas.

La pasión imposible, la alegría inmensurable, la tristeza que te arrastra de cara contra el suelo. La sensación de que estamos vivos en este preciso instante y aprovechémoslo, que no sabemos qué va a pasar con el instante que viene después. Y justo esta semana, llegó el planteamiento de estas narrativas a mi, de múltiples maneras. Sin ir muy lejos, anoche cenando hablábamos de las perspectivas, las cosas definitivamente no son binarias, son simplemente.

Y tú, y tu lectura les dan el cariz que para ti resulte necesario.

Entonces, sí.

Decido salir de mi propio closet, me acepto artista. Me acepto y me abrazo esta magnífica intensidad aunada a un cerebro al que le gusta volar. Arranco el viaje hacia adentro.

Pero volvemos a la vida consagrada, la vida llena de gracia.

¿Cómo integro todo eso en un rezo? Si me tengo que levantar a trabajar y mi trabajo no tiene nada que ver con eso. ¿Cómo me consigo todos los días en ese tapiz si a veces no sacamos ni los óleos a pasear?

Quizás, es porque el artista no es esa genialidad grandilocuente que me creí, si no una persona normal.

O sea, yo.

Esta semana en el laberinto de mi conciencia se encendió una idea: mi mejor obra de arte, puede ser mi propia vida.

Una vida gozosa, repleta del placer de atravesarla, y llena de amor.

Y se hizo un click por dentro.

A lo mejor no va de escribir un súper maxi libro, de ser el más premiado – todos tenemos nuestro propio cuadro de honor en el corazón – o sí. A lo mejor es lograr que este blog tenga una tracción extraordinaria y miles o millones de lectores, o no.

A lo mejor es simplemente consolidar en mi corazón la fe de que poniendo esto fuera, para el mundo, ya mi artista recibió la oración.

Ya tuve la valentía suficiente, que en otro caso me faltó. Lo que pase de aquí en adelante, importa poco, porque esto es convertir mi vida en una oración.

Confiar que todo está fluyendo a su tiempo en función de lo que yo de corazón pedí (voy a ver a Beyonce en vivo, y fluyó de la forma más suave, simple y sencilla de la vida) (Ojito Lola, con el poder de manifestación).

Se siente bien, esta libertad absoluta se siente genial.

Entonces, a lo mejor se trata de que el cuadro de honor esté lleno de fotos felices, de días memorables, de cafés que espolvorean con la magia del espacio y no con azúcar… Y así con todo, incluso con lo sencillo, lo cotidiano, lo que exalta y sobresalta.

… Y así se transforma la vida no en un premio, si no en una vida llena de gracia.

Hoy me regalo ese compromiso, que me alcance la luz todos los días, para que pueda consagrarlo como si fuera una oración.

Y aquí entre nos, cada vez me siento más cerca de consolidarme esta meta.

Simplemente estoy negociando los términos con el cerebro. Que el pobre a veces, todavía no entiende.

Es que en cosas del corazón, poco puede opinar la razón.

Feliz impulso, y que todos tengan al menos este sábado, una vida llena de gracia.

Escrito por Lola

Más Impulsos…

Impulso 13: Resurección

Yo crecí en un entorno católico, la misericordia y el amor De Dios eran palabras que constantemente escuchaba porque además me gustaba ir los domingos con mi familia, con un amigo o sola a la misa.  Ir a la iglesia me...

leer más

Aquí estoy

Sintiendo completito el miedo, y creo que no se trata de dejar de sentirlo, si no simplemente de atravesarlo. De reunirte tanto coraje que confías que puedes pasar a través de él y confiar en lo que sea que viene después. ...

leer más

Pulsión del deseo

Hoy, es 21 de Diciembre, energéticamente estamos en un espacio muy especial. Llámese la festividad como usted desee (Yule, Espíritu de la Navidad, sembrado de intenciones), estamos en las vísperas del día más oscuro del año - en...

leer más

Impulso 12: Gracias

Doy las gracias  Porque en este momento de mi vida son mas los días que elijo una perspectiva amorosa para mi y todo lo que me rodea, que los días en los que me gobierna la separación, las historias viejas, las heridas y la...

leer más

Algo se rompe

Hay - afortunadamente - en la vida, espacios mágicos. Y digo espacios, pero pueden ser momentos de tu vida, personas, relaciones, roles. Son esos que te ayudan a identificarte, a darte dimensión histórica y a reconocerte dentro del mundo. En ellos te sientes como la...

leer más

Autocuidado

Me pare un día consciente en cómo me sentía. Habían cosas que dolían. Otras que parecían no tener aceite, pero sí unas bisagras. El descanso, medio pobre por no decir paupérrimo. La alimentación, nunca se había visto un divorcio...

leer más